fbpx
Día Mundial del Asma

La espina bífida o «columna hendida,» es una malformación congénita que ocasiona anomalías en el tubo neural del feto, en la columna vertebral, en los primeros meses de embarazo y por ello, los afectados tienen problemas de movilidad y sensibilidad, en diferente grado, en las extremidades inferiores.

Existen cuatro tipos de espina bífida: oculta, defectos del tubo neural cerrado, meningocele y mielomeningocele.

• La oculta es la forma más común y más leve, en la cual una o más vértebras están malformadas. El nombre «oculta» indica que la malformación o apertura en la columna está cubierta por una capa de piel. Esta forma de espina bífida raramente causa incapacidad o síntomas.

• Los defectos del tubo neural cerrado componen el segundo tipo de espina bífida. Esta forma consiste en un grupo diverso de defectos espinales en los que la columna vertebral está marcada por una malformación de grasas, huesos o membranas. En algunos pacientes hay pocos o ningún síntoma; en otros, la malformación causa parálisis incompleta con disfunción urinaria e intestinal.

• En el tercer tipo, el meningocele, las meninges sobresalen de la apertura espinal y la malformación puede o no puede estar cubierta por una capa de piel. Algunos pacientes con meningocele pueden tener pocos o ningún síntoma mientras que otros pueden tener síntomas similares a los defectos del tubo neural cerrado.

• El mielomeningocele, la cuarta forma, es la más grave y se produce cuando la médula espinal está expuesta a través de la apertura en la columna, dando como resultado una parálisis parcial o completa de las partes del cuerpo por debajo de la apertura espinal. El paciente en los casos más graves no puede caminar y puede tener disfunción urinaria e intestinal.

Es una lesión irreversible y permanente. Las causas se desconocen y pueden ser diferentes los factores que interactúan, como la genética, los factores ambientales o la alimentación deficiente en vitaminas, entre otros. En la mayoría de los casos, la espina bífida es un defecto congénito aislado, aunque también puede tener lugar como parte de un síndrome

En la mayoría de los casos, la espina bífida se diagnostica antes del nacimiento. Sin embargo, algunos casos leves pueden pasar desapercibidos hasta después del nacimiento. Los casos muy leves, donde no hay síntomas, pueden no detectarse nunca.

Fuente: SAP

Consultorio de Espina Bífida

Turnos

Los turnos para la atención en el Consultorio se obtienen concurriendo personalmente a la ventanilla 6, ubicada en el Hall principal del Hospital cuya entrada es por las calles Sánchez de Bustamante y Paraguay.

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES